La inteligencia se hereda de las madres, está científicamente comprobado

Las personas inteligentes deben agradecer a sus madres porque, según los investigadores, sus madres son principalmente responsables de transmitir genes de inteligencia.

Por lo tanto, los estereotipos de género que han sobrevivido durante siglos tal vez estén a punto de desaparecer.

Las mujeres solteras que desean un hijo inteligente no necesitan buscar un Premio Nobel en el banco de esperma más cercano y es probable que los hombres comiencen a ver la inteligencia de las mujeres como una parte importante de su atracción.

En la base de esta idea se encuentran lo que se conoce como “genes condicionados”, que se comportan de manera diferente dependiendo de su origen.

Básicamente, estos genes tienen un tipo de etiqueta bioquímica que permite rastrear su origen e incluso revela si están activos o no dentro de las células descendientes.

Curiosamente, algunos de estos genes condicionados solo funcionan si provienen de la madre. Si ese mismo gen se hereda del padre, se desactiva. Obviamente, otros genes funcionan al contrario y se activan solo si provienen del padre.

Siempre que se ha dicho que las mujeres son más inteligentes que los hombres, muchos de ellos protestan.

Hoy de nuevo han de protestar porque ahora se afirma que la madre es la portadora de la inteligencia hacia el niño.

No es nueva la teoría de que las madres, no los padres, son las que transfieren sus facultades mentales a los hijos y que los genes de la inteligencia parecen estar concentrados en el cromosoma X.

Aunque muchos no están de acuerdo con este postulado, recientemente se han hecho nuevos estudios que confirman la hipótesis de ue la inteligencia se hereda de la madre.

La inteligencia puede tener compuestos hereditarios, bien lo sabemos.

Sin embargo, desde hace algún tiempo se ha descubierto que la mayoría dependen del padre y de la madre.

Recientemente, varios estudios demostraron que los niños son más susceptibles de obtener su inteligencia de parte de la madre, ya que sus genes ligados a la inteligencia se encuentran en el cromosoma X.

Un primer estudio importante en este aspecto, se realizó en el año 1984 la Universidad de Cambridge.

El estudio hizo hincapié en la coevolución del cerebro y el condicionamiento del genoma, para concluir que son los genes maternos los que contribuyen más al desarrollo de los centros del pensamiento en el cerebro.

Los investigadores crearon en laboratorio embriones de ratas especiales que contaban únicamente con material genético de la madre o del padre. Pero cuando llegó el momento de transferir los embriones en el útero de una rata, los embriones murieron.

De esta manera, el estudio reveló que hay genes condicionados únicamente si son activados cuando se heredan por parte de la madre, ya que esto es esencial para el buen desarrollo del embrión.

De manera inversa, el patrimonio genético del padre es esencial para el desarrollo del tejido que formará la placenta.

Para la inteligencia prevalecen los genes de la madre.

Si eres brillante, entonces debes agradecérselo a tu madre.

Porque algunos investigadores han demostrado que son las madres las responsables de la transmisión de los genes de la inteligencia.

Esto significa que posiblemente estemos frente al fin de estereotipos y prejuicios sexistas.

¿Cómo contribuyen los genes del padre?

Evidentemente, esta información no significa que los padres no contribuyan al capital genético cerebral de los niños.

Ambos padres proveen de genes esenciales al cerebro, pero de diferentes maneras.

La madre lega las funciones superiores como el lenguaje, la memoria, el pensamiento y la inteligencia.

Por el contrario, los genes paternos transmiten en mayor medida los instintos y los comportamientos como las emociones, el hambre, la respiración y el deseo.